Exigen la prohibición en Europa de la miel artificial china

Por Redacción
Los agricultores españoles denuncian que en China la miel se produce de manera artificial

El 90 por ciento de la que se produce en el país asiático realiza la deshidratación de forma artificial

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) reclama a la Unión Europea que detenga la entrada de mieles importadas originarias de China que no cumplan con la definición europea de la miel y apliquen al producto procesos artificiales durante su transformación con el afán de acelerar y abaratar su producción.

Mientras las exigencias comunitarias no permiten ninguna intervención humana en el proceso de maduración y deshidratación de la miel por las abejas, la definición de la miel en China establece que no son las abejas las que deshidratan la miel, sino que la deshidratación se realiza artificialmente a través de la eliminación activa del agua de la miel, según explican.

COPA-COGECA –de la que forma parte Asaja- estima que el 90 por ciento de la miel producida en China que se exporta a la UE aplica este método, cuyo producto resultante es «un néctar deshidratado artificialmente y no maduro».

La adición masiva de jarabe de azúcar, más barato y difícil de detectar en los controles fronterizos europeos en las mieles chinas importadas también explicaría, según COPA-COGECA, el bajo precio de los cargamentos, según indica AVA.

En 2019 las cotizaciones de la miel china siguieron disminuyendo a mínimos históricos hasta situarse en 1,24 euros por kilo (€/kg), una cifra tres veces menor que los costes de producción europeos que ascienden a 3,90 €/kg.

El presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, ha denunciado “la escandalosa complicidad de Bruselas hacia la miel china, mucho más barata por estar transformada artificialmente y por incorporar jarabe de azúcar”, y ha afirmado que se trata de competencia desleal.

“Permitir la entrada de este producto significa agravar la crisis de rentabilidad de los productores, ya de por sí afectada por el cambio climático, así como un fraude mayúsculo para los consumidores”, ha manifestado.

Fuente y foto: LA RAZON. Comunidad Valenciana. 

Artículos relacionados